1. Los terremotos. Los animales se muestran nerviosos y reacios a ser encerrados. Abandonan los lugares en los que viven, las gallinas dejan de poner huevos y tratan de esconderse. En los días previos tratan de huir a zonas altas.

2. El embarazo. El perro es capaz de percibir este cambio hormonal, por lo que muchos se vuelven más protectores cuando su ama está embarazada

3. Las enfermedades. Gracias a su poderoso olfato, detectan enfermedades, como la diabetes o el cáncer. Existen testimonios de personas que fueron diagnosticadas con cáncer en un sitio del cuerpo donde el perro siempre les olfateaba, y de perros entrenados que les avisan a sus dueños del momento para suministrarse insulina.

4. La epilepsia. Algunas razas de perro son entrenadas para detectar el momento en que va a ocurrir un ataque de epilepsia, y avisar a su dueño de que se tome sus medicinas o pedir ayuda a otras personas.

5. Las emociones humanas. Ellos nos observan constantemente por lo que es fácil para él saber si estás triste, enojado, muy emocionado o incluso preocupado. Es muy probable que en estos casos trate de consolarte con un abrazo perruno, o simplemente permaneciendo a tu lado.

6. El miedo. Que lo perros huelen el miedo no es ningún mito, sino una verdad absoluta. ¿Cómo lo hacen? Pues todo es gracias a tu propio cuerpo: cuando sentimos miedo, segregamos adrenalina, hormona fácilmente identificable por el olfato canino.